21 dic. 2009

ahora sí que sí..... (13)

Buena parte de la preparación de la semana de puertas abiertas la había ocupado la preparación de la "unidad didáctica" de la que cada una de las liceras se iba a ocupar. Algunas escogieron parte del tapiz que les había tocado tejer para enseñar a quien se sentase en el bastidor con ella qué tecnica había utilizado, qué solución había encontrado para un problema determinado. Otra seleccionó lo que aún no le había tocado hacer para ir probando.

Fueron los últimos hilos que tensamos, las últimas canillas que dejamos bailar, los últimos hilos que cortamos.......

ANA tenía ganas de probar el hilo invisible que habían utilizado María y Aurora en sus piezas respectivas para cerras grandes descubiertos ahí donde la composición lo permitía o donde resultaba demasiado engorroso estar haciendo cruces constantemente. Para ello se ideó una composición sencilla con un descubierto largo.

El hilo invisible se parecia en la foto en rayas finas de color grisáceo. Consiste de introducir cada determinado número de pasadas una pasada de trama de hilo más fino o de menso hebras, que puede tener el mismo color del fondo, o puede ser de un color diferente para conseguir un efecto de transparencia (por ejemplo, al tejer agua, o telas traslúcidas, cristales, etc.). De paso, le ha quedado como la cabeza de un pájaro, quizá sea nuestro pavo de navidad.........



Aurora se lanzó a tejer toda una palabra. No aparecen en nuestro tapiz ni palabras ni letras, así que era algo completamente nuevo para ella (y para las demás). Escogió un trazado pintado con brocha gorda y la ha traducido en cartón para tejerlo. Asustó tanto que poca gente se atrevió a sentarse en el bastidor para aportar su pasada.

No le dió tiempo a terminarlo, pero incluso ahí buscó una solución muy elocuente: en vez de acabar la trama de color y construir el borde de cierre sobre todo el tapiz, dejó que el trazado de la palabra llegara hasta el borde mismo del tejido, lo que insinua la idea de "continuará".......



Cristina ofreció a la gente la posibilidad de probar un poco de alfombra en nudo turco. Y ha tenido mucha aceptación. Es que lo del nudo llama mucho, parece más fácil y cunde mucho.... Su composición es sencilla y simpática: un pequeño animal sobre fondo unicolor.


Esther también escogió algo que apenas le había tocado en el gran tapiz: tejer círculos. El círculo es un asunto aparte para un tejedor. Cuanto más grande y más fino el material, más fácil resulta, pero al estar limitado a los saltos que surgen cuando se disminuye de hilo en hilo de la urdimbre, o de lo contrario, cuando se aumenta, la sensación de "escalera" siempre está ahi. A veces parecen como las fotos pixeleadas, cuando las ampliamos mucho en el ordenador.......

Para la composición que tejió con algunos de sus colores favoritos, se inspiró en los cuadros de Sonia Delaunay....



La propuesta de Inés era muy curiosa: una combinación de alfombra (realizada en nudo turco, como el de Cristina, pero con la misma lana fina con la que tejíamos, lo que la obligó a utilizar varias hebras por nudo) y tapiz, una idea graciosa. Partió del dibujo de un pié que está pisando una alfombra. Y esta alfombra real se convierte con la profundidad del "cuadro" en tapiz tejido.

Ella tejió una de las manos, la que sujeta el platanero y tenía ganas de repetir.......



María, que en su última pieza del tapiz grande había construído vías de tren, barandillas de hormigón, vidrieras de plomo y..... y pasarelas de alfa, se desquitó de tanta estructura artificial tejiendo una "hoja naturalista" dedicada al diente de león.


Realizó el dibujo correspondiente, de hoja, flor y "abuelito", sentó una base curiosa utilizando lo que nos había quedado de restos de las muchas mezclas de distintos verdes que empleamos en el gran tapiz, y en ello introdujo la estructura vegetal.



Montse retomó aquello, con lo que más había disfrutado en el tapiz grande: una galería de arboles de ribera, chopos en este caso, y en tonos otoñales acorde con el tiempo que corría fuera, además de arbustos y juncos en segundo y primer plano.

El dibujó resultó muy atractivo, por lo que a lo largo de la semana encontró muchas manos colaboradoras.....


Y a Toñi le pasó lo mismo: ella había tejido medio pueblo, aquella parte que termina con la rama de mora, acordádos de la entrevista en radio aguilar.......

Pués retomó el juego de las banderas ondeando en el viento. La idea inicial era tejer varias banderas y probar una téccnica diferente en cada una de ellas. En la foto vemos la que terminó, con un delicado juego de hachures para crear el degradado de los diferentes tonos rojos y morados que, por cierto, recuerdan un poco a las mangas del jersey que aparecen en el tapiz nuestro.

No hubo tiempo para más.