31 mar. 2009

el picoteo (3)

.

Reconozcámoslo, del otro también hay ......
pero siempre con al mente en el trabajo.


el picoteo (2)

El efecto que se obtiene mediante el picoteo es muy diferente dependiendo del contraste de los colores con los que se trabaja, de la distancia entre los hilos que se trabajan, del número de pasadas que separan una pasada de picoteo de la otra, y si se realizan desplazamientos o no.....





el picoteo (1)

No, no, no,....... antes de que se empiece a disparar la imaginación, rápidamente una explicación: "picoteo" llamamos la técnica en la que se introducen pequeños puntos de un color en un área de otro. Se consigue mediante la realización de medias pasadas del color secundario. (En el tejido, las medias pasadas se ven como puntitos, ya que se trabaja cada segundo hilo, y las pasadas enteras como lineas, puesto que en la vuelta se trabajan los hilos que en la ida se han dejado libres, por lo que al final se cubren todos los hilos de la urdimbre). El picoteo es una técnica sencilla para obtener lineas verticales en el tejido y para crear degradados, cambios suaves de un color a otro.


30 mar. 2009

manos laboriosas.....

.
. En la segunda urdimbre que montamos en nuestros bastidores, seguimos en un pequeño ejercicio inicial con el tema de las diagonales, esta vez tejiendo un abanico, quizá con un ojo y la mente puestos en la acuarela de Aurora, a la que le tocó el campo temático de la fauna de nuestro territorio y su propuesta fue justamente eso: un abanico de mamíferos grandes y pequeños, de aves rapaces y anfibios, de insectos y peces.....



¿Encajará?



29 mar. 2009

una simbiosis muy especial.....

.
.
Hemos estado semanas buscando apoyo y ayuda en los plataneros de las calles de nuestro pueblo, hemos sacado fotos de sus troncos y de sus ramas, hemos buscado formas, figuras, estructuras, hemos leído sobre ellos, hemos aprendido sobre ellos, y ahora, como pequeño gesto de agradecimiento y complicidad, colgamos nuestros primeros tapices en sus brazos para compartir.....



28 mar. 2009

el ojo crítico....

.

Como dijimos: la mágia es cosa de instantes...... Después viene la cruda realidad, mirar lo que te has encogido a lo largo del tapiz, ver las faltas que has cometido, limpiar por detrás los hilos sobrantes, coser los descubiertos, doblar el borde si hace falta, en fin, todos los pequeños trabajos necesarios para un buen acabado. Y mientras, vas pensando en el próximo...........

27 mar. 2009

cortar el cordón....

Después de una semana de trabajo, mucha tensión, alguna gotita de sudor, algún dolor de cabeza, un poco de rabia, mucho tirar de aquí y de allá, llega el gran momento. Es la primera vez que se corta un tapiz en nuestro taller. Esta vez le toca a Aurora y la emoción flota en el aire.




Sabemos todas que "no es más" que una muestra, pero es la primera pieza que sacamos del bastidor y todas nos sentimos un poco orgullosas por haber superado el primer escalón en este largo camino hacia un hermoso oficio. Llegarán muchos más tapices, grandes y pequeños, complicados y sencillos, pero este momento siempre estará lleno de mágia, de sorpresa, de emoción........


Dice nuestra profesora, Andrea, que incluso con veinte años de oficio, cuando colocas el brazo por debajo del tapiz y das el último tijerazo, y notas como cae con todo su peso, grande o pequeño, es algo así como cuando coges tu hijo por primera vez, le miras, le sientes........

Los tapices grandes que se hacen en telares, se enrollan en el enjulio de abajo y no los ves enteros hasta que los cortas, quizá después de meses y meses de intenso trabajo, de horas y horas de máxima concentración, de proyección de deseos y sueños...... Así que la comparación con una gestación, aunque en ámbitos de creación artística, no es tan disparatada.

26 mar. 2009

Del 3/1 al 1/3


Poco a poco nos vamos sintiendo más cómodas delante del bastidor. Vuelta tras vuelta, vamos construyendo nuestras primeras formas geométricas. Aprender a hacer las diagonales con diferentes inclinaciones es casí como volver a clase de matemáticas y pensar en coordenadas y retículas.....
Vemos una de las primeras particularidades del tapiz, puede que limitación: Las diagonales parecen escaleras, se forman de pequeños escalones: en cada vuelta, en cada "pasada" como decimos nosotras, me retiro con un color y me adelanto con el otro sobre unos cuantos hilos de urdimbre. Cuanto más inclinada hacia la horizontal, más hilos y menos pasadas, cuanto más hacia la vertical, más pasadas y menos hilos. Una diagonal con una inclinación del 45º se obtiene más o menos cuando en cada pasada nos retiramos un hilo de urdimbre (1/1). Además, cuanto más fino el material, más pequeños son los escalones, y más parece una linea recta. Cuanto más se acerca la inclinación hacia la vertical, más se notan los escalones, porque se trabajan varias pasadas sobre el mismo hilo de urdimbre.

25 mar. 2009

Del rosa al negro, nuestra primera experiencia

.
.





Así empezamos: cada una eligiendo sus colores preferidos, cada una luchando con el ejercicio. La cosa era ir cambiando de un color a otro tejiendo franjas más o menos anchas, disminuyendo un color y aumentando el otro en ritmos regulares. Pero lo que más nos costó era controlar la tensión con la que introdujimos el hilo de la trama. Quien alguna vez haya estado en este mismo punto de aprendizaje, sabe lo complicado que es una cosa aparentemente tan sencilla como mantener siempre la misma tensión. Los primeros días incluso se notaba dónde habiamos parado para ir a desayunar..........

20 mar. 2009

señor martini y la burbuja del tiempo

Mientras el tiempo corre, el invierno se ve desplazado por la primavera y la naturaleza despierta perezosamente de su letargo hibernal, estamos inmersas en una pequeña burbuja en la que sólo el señor martini nos marca las horas y nos devuelve a la realidad.




Nada más cerrar las puertas el día 12 de febrero, comenzamos a tejer. POR FIN, después de dos duros meses de investigación, de dibujo y pintura, de temores e inseguridades, después de tantos días de paciente impaciencia, de paseos densos por la historia del arte textil, y excursiones distraídas por el territorio, llegó el gran momento de montar por primera vez en nuestra vida una urdimbre en un bastidor, coger peine y punzón y dejar bailar la canilla entre los hilos de la urdimbre.












































Al principio nos colocamos todas alrededor de la gran mesa central, reminiscencia del montaje del día de puertas abiertas. Sin embargo, poco a poco, el taller se convirtió en un pequeño bosque de caballetes y bastidores, una combinación muy curiosa por cierto, ya que nos daba aún más la sensación de estar "dibujando" con hilos de color sobre el vacío.